Entre Maestros

¿Qué es un Maestro Zen? es alguien que ha sido certificado por otro Maestro y este a su vez por otro y así hasta el Buda constituyendo la línea de transmisión del Zen.  Veamos qué nos dice el Maestro Kosen en un mondo (intercambio de preguntas y respuestas con un Maestro) on-line:

Pregunta: “¿Qué es lo que le hace creer, no hablo de los otros, en su fuero interior, que usted es un Maestro?”

Respuesta: “En mí hay un Maestro, es Él el Maestro, es mi Maestro.
Es mi verdadero yo, me gusta y me quiere, porque yo soy él, soy su experimento. Por esta razón tiene lastima de mí y de lo que yo creo son mis límites, y me enseña que yo soy él y que el sufrimiento es un sueño sin sustancia, y que puedo salvar mi mundo por el pensamiento de amor y el perdón y que este mundo es su jardín y que sólo depende de mi hacerlo real.
Pienso que yo no llegaría hasta ese punto, entonces continúa enseñándome.
Y transmito a los que estan allí, todo lo que me explica sin nada que esconder.”

Todos los años se realizan dos campos de Verano dirigidos por el Maestro Kosen. Uno en el hemisferio Norte (en Francia) y otro en el hemisferio Sur (en Capilla del Monte, Córdoba, Argentina). Tuve la oportunidad de ir todo el mes al campo de Verano en Europa, y la suerte de trabajar toda una sesión (10 días) preparando la Guen Mai (desayuno tradicional del Zen a base de arroz y verduras) junto con uno de los Maestros (que han recibido la transmisión de Kosen) que hay en Francia. Puedo afirmar que esta experiencia ha sido una de las influencias más fuertes de mi vida. Voy a compartir con Ustedes alguno de los puntos más salientes de esa experiencia, desde mi subjetividad por supuesto.

A primera vista el Maestro Ryurin no llama mucho la atención. Si uno no se fija en él realmente no hay nada que lo destaque. Practica con todos, trabaja con todos, come lo mismo que todos. Pero si uno tiene la oportunidad de compartir con él, es fácil darse cuenta que su práctica y su samu (trabajo) no son comunes. Lo primero que me impresionó es que me enfrentaba (quizá por primera vez en mi vida) con un ser humano que funciona “normalmente”. Quiero decir, su comportamiento no estaba marcado por ninguna neurosis ni tendencia personal ni concepción abstracta ni opinión personal. Él era un engranaje perfecto de la realidad (la que se vive y se respira, la que se palpa en la tierra, no la que se piensa o se imagina), con una personalidad completamente funcional y fluida, sin cuestionamientos egoístas que tanto atormentan al 99,9999999% de la población mundial. Siempre completamente conciente de la situación en la que se encontraba (nunca se “colgaba” ) y por lo tanto de cuál era la acción justa (ni “buena” ni “mala” ni conceptual, justa) a tomar.

El Maestro Ryurin era muy amable con todo el mundo: entrar en contacto con él era ser succionado silenciosamente por la vorágine del Dharma. Esa vorágine genera siempre los mejores resultados de la manera más eficiente no para el provecho de nadie en particular sino para el provecho de todo el universo. El Maestro se utiliza gentilmente a sí mismo y a todo lo que haya a su alrededor como un instrumento para un bien mayor. Como el director de orquestra que saca el mejor sonido del conjunto de músicos quizá sin que ellos mismos se den cuenta. Luego de trabajar unos días con él adopté inconcientemente una rutina súper productiva, y que hacía que cada una de mis acciones sea justa y útil para todos.

Se notaba que el Maestro no tenía pensamientos inútiles (los que no son creativos). Pero esto no era fruto de una rigurosa disciplina mental: Ryurin no pensaba porque no tenía tiempo para pensar, siempre había algo que hacer, y lo que hay que hacer aquí y ahora es más importante que nuestros pensamientos lastimosos. No había ningún dominio esotérico en él y sin embargo no era un hombre común, movido por cosas comunes.

Este es un ejemplo de las experiencias en un Campo de Verano. Tomar contacto con verdaderos Maestros influye en nuestra vida, nos hace evolucionar, pero no en una dirección conceptual, ni siquiera concientemente. Evolucionamos sin especulaciones y nos alegramos de ver evolucionar a los demás.

La inscripción está abierta www.zen-deshimaru.com.ar.

Cristophe Ryurin Desmur

Gracias.

Shinryo.

Anuncios
Publicado en General. 3 Comments »

3 comentarios to “Entre Maestros”

  1. China Says:

    qué bueno que existan de verdad estos seres humanos, este comentario me hace sentir tan vana en mi soberbia… Gracias por compartir tu experiencia!

  2. >Mi verdadero yo « martindcernadas Says:

    […] de Entre Maestros, shinryo | 16 diciembre 2010  URL: […]

  3. Carlos Daniel Bermúdez Pinzón Says:

    reciban cordial saludo
    Les saludo desde Bogotá, Colombia. Mi nombre Carlos Daniel, Practicante Zen. Actualmente estoy colaborando en la preparación del 3er Encuentro latinoamericano Zen, Bogotá, marzo 7 al 13 de 2016. Me ha gustado su blog, espero en alguna oportunidad viajar a su templo y unirme a las actividades.
    Dentro del Encuentro vamos a tener un salón ZEN abierto al público donde vamos a dar a conocer las experiencias zen en latinoamérica, me gustaría poder mostrar sus materiales, vídeos, fotografías, actividades, publicaciones al público, esto con la importancia de que otras personas puedan sentirse atraídos a su sangha.

    En Gassho
    Carlos Daniel
    carlosdanielbp@gmail.com


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: