ORDENACION 2011

La primera vez que fui al templo shobogenji sentí curiosidad por experimentar hacer zazen con mucha gente y cuando hablo de mucha gente es mucha gente. Llega el día. Muchos zapatos, sandalias, zapatillas a la entrada y monjes, bodisatvas preparandose a entrar. Entro al dojo(1), busco mi puesto, me siento en mi zafu (2) y hacer zazen.  Después de un momento estamos todos sentados en zazen, quietos. La tranquilidad es interrumpida por uno que otro movimiento de alguien acomodándose.

Llevaba ya dos días en el templo y hasta ese momento no había visto al Maestro Kosen (3), sentía curiosidad por conocerlo, de saber quien era, de cómo se comportaba, etc. Luego de un momento de estar en zazen oigo una campanilla, comprendo que viene llegando el maestro a hacer zazen con todos al dojo. Entonces el silencio se interrumpe por una gran risotada. Es él. Una risa desenfadada, sin tapujos, espiritual. Fue una gran impresión escucharlo reír de esa manera, fue como si me hubieran dado un gran kyosaku(4) me estremeció completamente, podría decir que me lleno de vigor, de energía y felicidad. Reía como si le hubieran contado un gran chiste, vaya a saber uno porque reía.

Él ríe, siempre ríe, bueno hay veces en que la sonrisa se transforma en una palabra y esa palabra es acompañada de una mirada muy severa como la de un tigre acechando. O hay veces en que ni la risa ni la palabra existen, puro silencio y su mirada se dirige hacia el infinito y más allá (como diría mi hijo)

Pero su risa fue lo que me impresiono profundamente….

Pedí la ordenación de monje al maestro, no sabía si me la daría o no. Pero la pedí igual, algo me impulsaba a pedirla no sé qué. Tal vez con el tiempo logre comprender el porqué de aquella determinación. Cocí mi Rakusu (5) junto a muchos amigos que también cocían. Un día que estaba terminando de cocer un monje antiguo me dice: “Che, tenés la ordenación de monje”… “Ah, ya” – dije yo. No atine a nada más y seguí cociendo.

Y llega el día de la ordenación, muy nervioso un tanto ansioso de saber que pasará. La ordenación en sí es muy simple pero muy profunda a la vez, es maravilloso. El día de la ordenación el maestro te da un nombre. El nombre que me dio mi maestro el 20 de febrero del 2011 fue el de “Fuku ka” que significa: Flor de la felicidad……………………… I shin den shin

Soy un afortunado de conocer y de seguir las enseñanzas de mi maestro, que me enseña de una manera u otra a alumbrarme con mi propia lámpara de ser mi propio refugio. Sin dejarme manipular por nada ni por nadie, ni menos por mi mismo.

Gassho!

zafu: cojin redondo para sentarse en zazen

Dojo: Lugar donde se practica zazen

Maestro Kosen: Sucesor del Maestro Deshimaru y 83 patriarca en el linaje del Budismo Zen

Kyosaku: bastón plano de madera utilizada por el maestro para evitar el adormecimiento o lapsus de concentración.

Rakusu: Kesa de 5 bandas usado por los monjes Zen.